Institute for War and Peace Reporting | Giving Voice, Driving Change

Sesenta activistas en huelga de hambre en el oriente de Cuba

Autoridades intensifican la intimidación con la esperanza de poner fin a la protesta.
By Frank Abel García
  • Poster in support of detained Cuban dissident Luis Enrique Lozada Igarza.
    Poster in support of detained Cuban dissident Luis Enrique Lozada Igarza.

 

Al menos 60 miembros de uno de los mayores grupos de disidentes en Cuba están en huelga de hambre en la región oriental, exigiendo la liberación de uno de sus miembros y el fin a la violencia contra los demás.

La huelga de hambre comenzó el 17 de abril con 38 integrantes de la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, en la provincia de Santiago de Cuba. Estas acciones son una expresión de solidaridad con el secretario de la organización, Luis Enrique Lozada Igarza, quien realiza una huelga de hambre desde el 9 de abril en la prisión Aguadores de Santiago de Cuba.

El grupo señala que más de 60 activistas así como miembros de la familia de Lozada Igarza forman parte de la protesta.

En un Twitter publicado el 2 de mayo, el líder de la UNPACU, José Daniel Ferrer dijo que al menos diez miembros en huelga de hambre fueron ingresados en el hospital y mucho más necesitaban atención médica.

Ferrer indicó que Lozada Igarza fue arrestado después de acusado de proferir “amenazas” contra integrantes de la fuerzas policíacas. Previo a su arresto, había sufrido constantes allanamientos a su casa, golpizas y robos como mecanismos de presión para que detuviera su activismo.

Al día siguiente de iniciada la protesta, las primeras acciones por parte del gobierno de Cuba en contra de los huelguistas, consistió en interrumpir el servicio de telefonía móvil. Los huelguistas que comunicaban su situación vía telefónica a Roberto de Jesús Guerra Pérez, director del Centro de Información Hablemos Press, vieron interrumpidos los servicios de llamadas y de mensajería en sus móviles.

En la Habana, el teléfono celular de Guerra Pérez y el teléfono fijo de la agencia fueron interrumpidos.

Magaly Norvis Otero, integrante de Hablemos Press pidió prestado un teléfono y llamó a la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, ETECSA y señaló que:  “allí no me daban ninguna explicación válida y cerca de las 11 de la mañana restablecieron ambos servicios”.

Durante los primeros días de huelga de hambre, activistas repartieron en la ciudad de Santiago de Cuba volantes y carteles antigubernamentales.

“Durante las últimas 48 horas [después de iniciada la huelga] han aparecido octavillas [volantes] y carteles [antigubernamentales]en el Reparto Sueño, el centro de la ciudad de Santiago de Cuba; así como en Baragúa en la provincia Ciego de Ávila y en Perico, en la occidental provincia de Matanzas”, informó el miembro de la UNPACU, Anyer Antonio Blanco Rodríguez, por medio de un teléfono prestado.

En Palmarito de Cauto, en la provincia de Santiago de Cuba, se han realizado marchas y toques de caldero [cacerola], donde las personas hacen ruido golpeando ollas y sartenes.

En respuesta, policías uniformados y oficiales de la Seguridad del Estado asaltaron las viviendas de los miembros, los arrestaron y golpearon.

De acuerdo a Blanco Rodríguez, “como parte de la respuesta gubernamental han sido asaltadas las viviendas de los opositores Ariel Cruz Meneses en Banes [en la provincia de] Holguín y Maximiliano Sánchez en Palmarito de Cauto... la cifra de detenidos es de al menos 25 personas, dos de ellas en La Habana”.

A finales de febrero, la UNPACU se fusionó con otro grupo disidente, Frente Antitotalitario Unido (FANTU) lo cual provocó que se convirtieran en la organización opositora más grande de Cuba.

Una de las figuras más reconocidas de la UNPACU es el actual vocero, Guillermo “Coco” Fariñas, Premio Sajarov 2010.

Frank Abel García, joven periodista cubano con base en La Habana.

 

Este artículo fue publicado por primera vez en el sitio web IWPR.


 

More IWPR's Global Voices