Institute for War and Peace Reporting | Giving Voice, Driving Change

Cubanos desilusionados por la falta de cambio con Raúl Castro

Después de las reformas internas y un cambio diplomático en las relaciones con Estados Unidos, muchas personas están descontentas por lo pocos cambios que han existido.
By Anddy S.A.
  • President Barack Obama shakes hands with Cuban leader Raúl Castro shake hands at the United Nations in New York. September 29, 2015. (Photo Anthony Behar-Pool/Getty Images)
    President Barack Obama shakes hands with Cuban leader Raúl Castro shake hands at the United Nations in New York. September 29, 2015. (Photo Anthony Behar-Pool/Getty Images)

A pesar de los cambios promovidos por el presidente Raúl Castro en Cuba, desde su llegada hace nueve años, los derechos civiles son ignorados, las trabas al cuentapropismo crecen y la oposición es reprimida.

Mientras la salud de Fidel Castro fallaba, en julio de 2006 su hermano Raúl fue nombrado Presidente de Cuba de forma interina, y formalmente en febrero de 2008.

Bajo su mandato ha realizado varios cambios en distintas áreas, como permitir el uso de celulares por cubanos, la eliminación de la “carta blanca”, documento requerido para viajar al extranjero, expandir el sector privado y; por supuesto, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

Sin embargo, todos estos cambios no han significado mayores libertades políticas ni civiles.

“No ha habido mejorías en materia de derechos civiles, políticos y otros derechos fundamentales. Al revés de lo que esperaba la gente con la normalización de las relaciones diplomáticas con Washington"dijo Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Hablemos Press, una agencia de noticias tolerada por el gobierno de Cuba pero no reconocida legalmente, elabora un registro con un alto número de detenciones arbitrarias cada mes. Disidentes y otras personas son frecuentemente levantadas y detenidas por periodos cortos de tiempo para minar o al menos, interrumpir sus actividades.

José Daniel Ferrer, secretario ejecutivo de la disidente Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), uno de los 75 individuos encarcelados en la conocida “Primavera Negra” en el año 2003 bajo la presidencia de Fidel Castro, no ve mucha diferencia entre los dos hermanos, excepto en el estilo.

"Raúl no lo está haciendo como lo hizo su hermano con el grupo de los 75 [en 2003] por el costo político que tuvo para Fidel", señaló Ferrer. Para el ex-prisionero político, Castro "no está procediendo de esa manera, ahora [lo hace] con torturas, detenciones a centenares de activistas pacíficos y cuando los envía a prisión es por tres o cuatro años", recalcó.

Berta Soler, la líder de las Damas de Blanco, grupo que originalmente emprendió una campaña para la liberación de los 75 prisioneros de la Primavera Negra y entre sus acciones de protesta incluyen marchas silenciosas los domingos usando ropa blanca, tampoco nota mucha diferencia entre los hermanos Castro, recordando que fue Raúl quien “tiró por primera vez las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) a la calle para golpear a las Damas de Blanco en el 2009.”

“Esto no pasaba con Fidel... pero eso no quiere decir que hay alguna diferencia, son iguales", remarcó.

Las reformas económicas tampoco tuvieron el impacto que se esperaba. Durante 2011, bajo una nueva estrategia, el gobierno mejoró el ambiente  en el que los micro empresarios conocidos como “cuentapropistas” podían operar, por ejemplo al facilitarles el acceso a licencias. No obstante, esto también los expuso a la burocracia, a un complicado sistema de impuestos, y un cargo excesivo de bancos por lo que muchos se cambiaron a la clandestinidad.

"Prefiero trabajar ilegal que ser robado por el gobierno", declaró un excuentapropista que tras dos años de trabajo legal se rindió atrapado “entre impuestos, inspectores y los intereses bancarios”.

“Descubrí que así no podía crecer, más bien ellos [el gobierno] si crecían", confesó.

La nueva generación de cubanos solo busca su futuro en el horizonte.

"Estudio en la Universidad de La Habana y estoy en cuarto año, casi terminando la carrera. En cuanto tenga el título no pienso derramar ni una gota de sudor en este país si es que se le puede llamar así ¡cárcel!", dijo un estudiante.

Otro estudiante de la Habana en su año final señaló que la promesa de cambio, incluyendo la renovación de lazos con Estados Unidos, no ha traído beneficios.

"Hay desesperación en los cubanos, ya perdieron la esperanza, muchas reuniones y ¿qué?", señaló.

El estudiante declaró que muchos cubanos están tratando de salir mientras pueden.

“Creo que muchos cubanos están entrando ilegalmente a los Estados Unidos porque temen la eliminación de la ley de ajuste cubano”, agregó, refiriéndose a la ley de 1996 por la cual Estados Unidos otorga a los nacionales cubanos facilidades para su naturalización.

Un taxista llamado Ángel de 43 años, lamentó haberse quedado en Cuba. Las relaciones entre Cuba y EE.UU. le dieron esperanza de cambio.

“Hasta ahora no he visto ningún cambio” señaló, “La verdad es que todo es una mentira, esté quien esté, Raúl o Fidel, los dos son iguales, son hermanos, ¿o no?”

Anddy Sierra Alvarez es un periodista cubano en entrenamiento con IWPR, durante este año tuvo una pasantía en un medio mexicano.

More IWPR's Global Voices