Las enfermedades se propagan en Cuba después del Huracán Sandy

El gobierno no se ha pronunciado sobre los reportes de casos de fiebre de dengue y cólera.
  •  Las casas endebles sufrieron especialmente cuando el huracán Sandy golpeó Cuba.

Un mes después del impacto del Huracán Sandy en Cuba, brotes de cólera y dengue se han reportado en las zonas orientales del país.

Los fuertes vientos y lluvia provocaron grandes inundaciones. (Vea Huracán Sandy expone deteriorada infraestructura cubana).). El agua estancada es caldo de cultivo idóneo para el cólera -– una enfermedad intestinal transmitida por líquidos y alimentos contaminados -– y para los mosquitos transmisores de la fiebre del dengue.

En tres provincias – Santiago de Cuba, Las Tunas y Guantánamo- los residentes señalan que algunos municipios han sido puestos en cuarentena.

“Aquí en Guantánamo se encuentra el Ministro de Salud Pública, porque hace tres días que se declaró el poblado La Tinta del municipio Maisí en cuarentena, debido al brote de cólera que se ha desatado", informó el viernes 16 de noviembre Juan Luis Bravo Rodríguez, corresponsal del Centro de Información Hablemos Press en la ciudad de Guantánamo.

Bravo Rodríguez consultó a un empleado del Ministerio de Salud Pública de Cuba quien no quiso dar a conocer su nombre, quien y dijo que hay “206 casos de cólera en la provincia... y más de 100 casos de dengue se encuentran con código rojo”.

Según Niober García, habitante de Guantánamo, "también han declarado en cuarentena algunos poblados de los municipios de Himias y San Antonio del Sur".

Hasta el momento, las autoridades de salud de Cuba no han reconocido la existencia de casos de cólera y dengue en el Oriente de Cuba.

El Ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, según el periódico oficial Granma, este 22 de noviembre sostuvo una reunión en la Provincia de Holguín, al oriente de Cuba, donde reconoció que se debe mantener la calidad del agua para evitar focos de dengue, pero no mencionó casos de cólera o dengue.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó en un informe del 30 de octubre que la afectación en infraestructura sanitaria provocada por Sandy podría “conllevar inconvenientes en zonas previamente afectadas por cólera, y otras enfermedades relacionadas con uso del agua y manejo de alimentos”.

La activista por la defensa de los Derechos Humanos, Mayelín Isaac, informó que sus investigaciones muestran que al menos 50 personas infectadas de cólera se encuentran ingresadas en el Hospital Ambrosio Grillo de Santiago de Cuba.

Adicionalmente, encontró que existen más de 200 casos confirmados en los poblados de La Maya y San Luis.

Residentes de las provincias de Las Tunas, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo reconocen que trabajadores de Salud Pública y médicos han intensificado sus labores e inspeccionan hogares y zonas superpobladas, con el propósito de impedir que se propague nuevamente las enfermedades.

De acuerdo a García, las autoridades sanitarias comenzaron supervisiones para detectar larvas del mosquito del dengue, “después de 15 días que no lo hacían” mientras que “en algunas escuelas, centros de trabajo y tiendas están poniendo pomos con cloro y jabón para que las personas se laven las manos. Es la única medida que ellos han tomado en estos momentos [para el cólera]".

En la provincia de Grnanma, Maikel Pérez señaló que están tomando medidas más activas para combatir a los mosquitos transmisores de la fiebre del dengue.
“Aquí en Bayamo están fumigando con avionetas y con carros. Dicen por radio que el que sea asmático que se tape la boca. Quieren eliminar los focos de mosquitos” indicó Pérez y añadió que “hay muchos casos de dengue y cólera; hay tres casos aquí en la ciudad”.

De acuerdo a un testigo, policías y agentes de la Seguridad del Estado custodian salas de centros médicos y hospitales para impedir que se filtre información sobre la cifra de infectados.

Después de visitar a su esposa en el Hospital Ernesto Guevara en la provincia de Las Tunas, Livan Monteagudo Rivero, expresó: “Los casos graves los están llevando a la sala de observación del Guevara, donde pasan de 20 los casos. Le ponen a un policía o un agente de la Seguridad en la puerta de entrada de la sala para que nadie pueda entrar y sacar información”.

Roberto de Jesús Guerra Pérez es un periodista independiente cubano y fundador de la agencia de noticias Centro de Información Hablemos Press.

Este artículo fue publicado por primera vez en el sitio web IWPR.